Eneas, el último troyano

 

Eneas, el último troyano, es una adaptación de La Eneida, de Virgilio, realizada por Franco Vaccarini. Se cuenta que Virgilio, poco antes de morir, visitó Grecia, a fin de recorrer los paisajes donde  tendrían lugar varios de los sucesos de su poema. A su regreso, advirtiendo que La Eneida quedaría inconclusa y, por ende, imperfecta, pidió a sus amigos que la destruyeran. Fue el propio emperador Augusto quien intervino para que esta voluntad no se cumpliera y la obra llegara hasta nosotros.

El protagonista de La Eneida es el troyano Eneas, que durante su largo viaje sobrevive a los cíclopes, visita los infiernos y tras muchas batallas sienta las bases de Roma, la ciudad que se convertiría en el mayor imperio de la antigüedad. Eneas, de  origen divino, ya que era hijo del mortal Anquises y de la diosa Venus, en caracterizado por Virgilio como un guerrero cuyo valor es profundamente humano. En la narración que Eneas hace del asedio y la destrucción de Troya, y en sus propias aventuras, está acompañado por su ejército pero también por los dioses*, que lo odian o lo aman, lo ayudan o pretenden hacerlo fracasar, porque en esos tiempos, los dioses tenían mucho que ver con las vidas de los hombres.

Franco Vaccarini recrea La Eneida con un lenguaje pleno de poesía y a la vez cotidiano, para que los jóvenes lectores disfruten de uno de los clásicos más luminosos de la historia de la literatura.

*Contiene un completo Glosario

 

Dibujos de cubierta e interior: Enrique Melantoni

 

 

Índice

Página Principal