El monstruo de las frambuesas

En febrero de 2004, Amauta reeditó una novela infantil agotada: El monstruo de las frambuesas, de Mario Méndez, que formó parte de la colección El ojo en la hoja, de Editorial El quirquincho, y que oportunamente agotó su tirada. La primera edición, de 1000 ejemplares, se comercializó fundamentalmente en escuelas, y se agotó en seis meses. La primera reimpresión, de 1500 ejemplares, se agotó al cabo de los seis meses siguientes. La segunda reimpresión, de 2000 ejemplares, fue destacada con una compra del Ministerio de Educación, de 1101 ejemplares, para ser distribuidos en otras tantas bibliotecas escolares de todo el país. A fines de 2006, se solicitaron 530 ejemplares más. En el año 2008, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires compró 25.000 ejemplares, para todos los alumnos de quinto grado de los colegios estatales.

 La historia comienza en El escondido, pequeño pueblo de la Patagonia  adonde llega Ernesto Farías, vendedor ambulante de frascos. Pero allí su rutina cambiará por completo, porque tras unas pocas horas se encuentra involucrado en una aventura inesperada. Ernesto debe ayudar a recuperar la Planta Madre de las Frambuesas, que ha sido secuestrada por un monstruo, y cuyo cautiverio hace languidecer a todas las demás, ante la confusión de los habitantes del pueblo. Ernesto ha sido convocado por Guillaumín de Fresquet, tan alto como todos sus semejantes (30 centímetros, milímetro más o menos), y tan invisible como ellos para la mayoría de los humanos. Desde Fram, pueblo de Guillaumín y de la desaparecida Planta Madre, situado en las entrañas de un bosque, Ernesto emprenderá la búsqueda, junto a este peculiar personaje y varios de los suyos, a los que se sumarán una niña y su perro.                       

Dibujos de cubierta e interior: VALERIA ARIAS 

 

 Índice

 Página Principal