La última rebelión

y otros cuentos de nuestra historia

 

 

La última rebelión y otros cuentos de nuestra historia no es un libro de historia, sino uno que reúne cuentos donde la historia argentina es la principal protagonista. Los autores que Amauta convocó para construir esta antología se han permitido jugar con nuestra propia historia, para recrearla a su manera, con el respeto que ella merece, pero también con la fantasía que permite convertir un hecho histórico en un relato de ficción.

Germán Cáceres abre el libro, con "La última rebelión", la leyenda que relata cómo se produjo el último levantamiento de los quilmes y cómo aún hoy los descendientes de aquellos aborígenes intentan recuperar, con otras armas más poderosas que las del siglo XVII -como la Constitución Nacional-, las tierras que les pertenecieron. Enrique Melantoni, en "Historia chica de fantasmas", hace jugar a la mancha a sus personajes: uno de ellos se esconde tan bien que viaja en el tiempo, y vive historias pasadas, con el marco de la Invasiones Inglesas. Laura Ávila nos narra un inquietante encuentro, en "Virginia y la salamanca": dos niños -nada menos que ama y esclavo- se topan, cierto día de 1810, con un personaje muy curioso, al que luego reencontrarán en un lugar inesperado. Mario Méndez, en "Falucho", toma los recuerdos familiares de un profesor de historia, y sus originales métodos de enseñanza, para hacer emerger la mítica figura del "negro de San Martín", el valiente soldado que en un puerto del Perú se jugó la vida por defender la bandera. Olga Appiani, Graciela Repún y Marcela Silvestro, a través de las varias voces de "Recuerdo de familia", nos proponen una nueva mirada del éxodo jujeño: una familia acomodada, sus sirvientes y un famoso general se mueven en torno de un pequeño personaje que sobrevivirá hasta nuestros días. Lucía Laragione nos lleva nuevamente a un paisaje indígena, en "El hombre de la cara partida", pero esta vez los encontrados sentimientos de un cautivo y su raptor son los protagonistas del relato. Por fin, Emilio Saad se vale, en "El ovillo del destino", de los habitantes de una pensión porteña y de unas extrañas madejas de lana para describir los conflictos que durante medio siglo enfrentaron a Buenos Aires con el interior del país. Como sucede en toda historia verdadera, siempre hay lugar para la fantasía, pero una nota final acompaña cada relato, para ubicarlo en la época y en el lugar correctos.

            Cada uno de nosotros está formado por múltiples historias. Lo mismo pasa con nuestro país, que es la suma de historias grandiosas, de pequeñas historias, de historias felices y de otras que quizás preferiríamos no recordar, aunque debamos hacerlo. Por estas razones Amauta presenta este nuevo libro, en el que la historia abandona su habitual pedestal para tornarse posible, y de ese modo pertenecerle mejor a cada uno de los lectores, protagonistas del presente y del futuro, esos dos misterios donde, además, como un abuelo venerable, habita el pasado.

Ilustraciones: Gabriela Sennes

 

Índice

Página Principal