Atrapado en una mochila

 

 El tiempo ha pasado. Guillaumín de Fresquet ya tiene un hijo, Marvi, cuya curiosidad lo lleva a aventurarse a los límites del bosque, muy lejos del mágico pueblo de Fram. Tan lejos que aparecerá en San Telmo, en plena Buenos Aires. Guillaumín deberá encontrarlo y llevarlo de regreso. Y para esta casi imposible tarea buscará, por supuesto, a los viejos amigos de El monstruo de las frambuesas: Ernesto Farías, vendedor de frascos, ya retirado de las largas giras que lo llevaban al sur,  y Sol, que aún vive en El Escondido.

Mario Méndez ha hecho nacer una entrañable y nueva aventura, en una ciudad donde los monstruos son cosa de todos los días. Hasta que termines el libro, tené cuidado al caminar, que Marvi y Guillaumín andan dando vueltas.


Ilustraciones: Valeria Arias

 

 

Índice

Página Principal